JUDIAS VERDES UNA HISTORIA MILESIA DE CARMEN LA GRIEGA

.

 

CARMEN GARCÍA BARTOLOMÉ LA GRIEGA (España)
JJUDIAS VERDES UNA HISTORIA MILESIA DE CARMEN LA GRIEGA"

Técnica: dibujos, carboncillo y pastel sobre papel.
Fecha: del 11 de febrero al 2 Marzo de 2010

 

Con este título Columpio presenta los dibujos de carbón y pastel de Carmen La Griega.

Después de que en estos tres últimos años la actividad de la artista estaba ligada a sus actuaciones de obra plástica en movimiento como “ la gran madre Negra “, “Medeas contra reptiles” y “Aracne” presentadas originalmente en su taller. Ahora presenta una nueva historia en forma de exposición con el título: Judias Verdes. La esencia de sus personajes: mitología, ficción, transformación y el caracter trágico continúa presente en esta obra sobre papel.

 

JUDÍAS VERDES, UNA HISTORIA MILESIA DE CARMEN LA GRIEGA.

Como caracteriza al estilo milesio todas las historias se presentan de forma orgánicamente incoherente, mezclando los tonos y episodios mas dispares, su única constante, el héroe, en este caso nuestra heroína. Una judía que se transforma en Medea abrazando a un reptil, en una Yerma estrangulándo a su hijo o en una Psíque disconforme con el sólo amor de la noche. Finalmente todas ellas recobararán su estado primitivo, el de Judía. Una Judía que ha vivido, ha visto u oído los acontecimientos que a continuación se narran.

 

Ver más imágenes y texto de la exposicón ↓

.

 

Sábado día 20 febrero a las 20,00h. Acción y presentación de edición. Carmen La Griega.

 

La Judía se dirige al espectador,

Espectador, quiero hilvanar para ti, en estos cuentos milesios, una serie de variadas historias y acariciar tus ojos benévolos con un grato murmullo; dígnate tan solo en recorrer con tu mirada estos papeles dibujados con mis manos sobre el carbón y la tinta, y podrás admirar a criaturas humanas que cambian de forma, condición y viceversa, y que posteriormente recobran su estado primitivo. Empiezo.

 

 

proyección

.

 

 

 

publicación

.

escaparate

.

.

Para comprender la obra de Carmen García es necesario saber que ella misma se bautizó como Carmen La Griega tras una estancia de varios años en Grecia que marcaría una obra en la que la cultura clásica y el mito se erigen como elementos estructurales.


La exposición se presenta con un coro frontal en el que Medea, Aracne, Yerma y la diosa blanca han trascendido la acción para convertirse en iconos religiosos. Todas ellas, a lo largo de los últimos años, han vivido su tragedia; algunas referidas a acontecimientos reales, como el drama de la diosa blanca, relacionado con la masacre de la escuela de Beslán; otras derivadas de la biografía de la artista, emociones llevadas al extremo que tienen que ver con el amor, el deseo, la pérdida o la maternidad, que nacen de la crueldad y de la desesperación, pero que a medida que suceden se van apaciguando.


Pero ni Yerma, ni Medea, ni Aracne, ni la Gran Madre Negra llegan nunca a desaparecer, porque en el mito siempre queda la metamorfosis, y así las encontramos entre los cientos de dibujos que almacena su creadora renovadas una y otra vez pero reconocibles por una serie de atributos como las manos que son las que generan, transforman y solucionan, o un mechón de pelo, o la ausencia de rostro.

 

 

.

En este viaje iniciático que son los dibujos de Carmen García, los materiales empleados tienen una importante carga simbólica. El lápiz, más preciso y contenido, es utilizado en aquellos dibujos más narrativos, los que representan sucesos cotidianos en los que también aparecen elementos más antiguos o conceptos de tradición clásica. Los rotuladores, casi infantiles, evocan el inconsciente, la locura que conduce a la tragedia. El barro convierte a las semidiosas en esculturas votivas, mientras el carboncillo es el elemento que fragua la transformación.


Hace algún tiempo el taller de La griega también se transfiguró. Dejó de ser un estudio de artista para convertirse en un escenario en el que los personajes de sus dibujos tomaron extraña vida a través de muñecos y objetos fabricados y manipulados por ella. A medida que el espectáculo iba sucediendo, al igual que en sus dibujos, la narración desaparecía y la palabra se hacía insuficiente para materializar esa alianza entre el nacimiento, el presente y el futuro que pretende la obra.

Amelie Aranguren

Directora de Actividades Culturales. Fundación Federico García Lorca.